El home office y el trabajo a distancia pueden tener un efecto negativo en la salud. 

El home office se está volviendo más popular en los últimos años debido a los beneficios que ofrece. Algunos de estos beneficios son: mayor productividad y mayores índices de satisfacción laboral. El otro beneficio es que el teletrabajo permite un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, lo que puede conducir a una mejor salud en general y también significa un ahorro debido a los altos costos de los traslados. 

Aunque son muchos los beneficios, el home office puede tener un efecto negativo en la salud porque reducen la exposición a la luz solar y el ejercicio; crean una sensación de aislamiento y pueden llevar a largos periodos de estar sentados en un escritorio.  

Desventajas del Home Office 

Home Office en cama

Falta de luz solar y de ejercicio 

El cuerpo humano está diseñado para funcionar de forma óptima cuando recibe luz solar. Esto ayuda a regular nuestros ritmos circadianos, que son responsables del ciclo de sueño/vigilia y de nuestra producción hormonal. Durante el día, el cuerpo produce melatonina, una hormona que nos da sueño. Esta hormona empieza a disminuir por la tarde y alcanza su nivel más bajo en torno a la hora de la salida del sol. Esto significa que nos resulta más fácil mantenernos despiertos cuando el sol se pone. Estos ritmos están diseñados para ayudarnos a dormir bien por la noche, lo que es esencial para nuestra salud física y mental. Esto es importante para los teletrabajadores porque la luz artificial puede alterar estos ritmos circadianos. Esto significa que alguien que trabaje desde casa puede tener dificultades para conciliar el sueño a la hora adecuada, o dormir tan profundamente, como si estuviera en una oficina. Esto puede aumentar el riesgo de fatiga y dificultar la concentración durante el día. 

Sensación de aislamiento 

La falta de interacción con los compañeros puede provocar una sensación de aislamiento. Esto puede ser especialmente cierto para los que trabajan a distancia, pero también puede ser un problema para los que teletrabajan uno o dos días a la semana. Para combatirlo, puedes intentar comunicarte con tus compañeros, ya sea en persona o a distancia. Esto puede ayudar a reducir la sensación de aislamiento y mejorar su salud social. 

Trabajar en un escritorio todo el día 

Trabajar todo el día en un escritorio puede ser perjudicial para tu salud física y mental. Trabajar en un escritorio puede suponer un esfuerzo excesivo para tus músculos. Esto puede provocar dolor, problemas de espalda y una reducción de la productividad. Esto puede ser aún peor si tienes un largo viaje al trabajo y pasas mucho tiempo sentado en el coche o en el transporte público. Trabajar en un escritorio todo el día también puede inhibir la creatividad y reducir la capacidad de resolver problemas. Esto se debe a que el cerebro produce diferentes tipos de neurotransmisores en función de la actividad física. Estos neurotransmisores crean sentimientos como la excitación, la motivación y la confianza. Trabajar en un escritorio restringe la cantidad de estos neurotransmisores en el cerebro, y puede conducir a sentimientos de aburrimiento y bajo estado de ánimo. 

El home office no siempre es malo para la salud. 

El home office no siempre es malo para la salud, y muchos estudios han demostrado que puede ser beneficioso para los empleados. Sin embargo, para que tenga este efecto, tienes que asegurarte de que tu entorno de trabajo tiene el equilibrio adecuado entre distracción y tranquilidad. Para ello, asegúrate de que tienes suficiente luz y una silla cómoda que apoye tu espalda. También debes asegurarte de que tienes el equipo adecuado para tu trabajo. Esto incluye tener suficiente ancho de banda de Internet, un ordenador lo suficientemente potente para tus tareas y una conexión a Internet fiable y segura. Esto te ayudará a evitar distracciones y a mantener la concentración. 


de Oliveira, V., Muller Lara, G., Dutra Lourenço, E., Daniele Boff, B., & Zirbes Stauder, G. (2014). Influencia de la vitamina D en la salud humana. Acta Bioquimica Clinica Latinoamericana, 48(3), 329–337. http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S0325-29572014000300006 

Artículos Recientes