Tratamiento de la influenza: de lo más simple a lo más complejo 

El tratamiento de la influenza tiene en la actualidad más opciones que antes, ya que existen medicamentos relativamente nuevos. Esta infección viral común, también conocida como “gripe estacional”, afecta garganta, nariz y pulmones y a veces se puede confundir con un resfriado, cuya sintomatología es un poco más leve. Sin embargo, es preciso aprender a diferenciar cada padecimiento, dado que la influenza puede presentar complicaciones, en algunos casos, graves (como, por ejemplo, neumonía).  

¿Cómo reconocer los síntomas para dar el tratamiento de la influenza adecuado? Presta atención a estos signos: 

  • Fiebre de entre 38.8 a 40 grados centígrados 
  • Escalofríos y cuerpo cortado 
  • Dolor de cabeza 
  • Dolor muscular 
  • Dolor de garganta  
  • Debilidad y pérdida de energía. 
  • Tos seca o con flema 
  • Escurrimiento y congestión nasal 

Generalmente, los síntomas desaparecen en una semana, aunque para algunas personas la tos o la sensación de cansancio pueden mantenerse durante más tiempo. Ahora bien, una vez que la hemos identificado ¿cuál es el mejor tratamiento para la influenza?

  

Tratamiento de la influenza: cuándo llamar al doctor 

influenza chico

Si una persona está en forma y no tiene mayores trastornos de salud, lo más probable es que la gripe estacional se vaya sola, sin necesidad de ver a un médico. La mejor manera de ayudar a la recuperación es descansar y mantenerse abrigado e hidratado.

El tratamiento de la influenza en este caso puede hacerse con remedios de venta libre como el paracetamol o el ibuprofeno, que bajan la fiebre y calman el dolor de “cuerpo cortado”.  Hay que acudir de manera urgente a consulta médica, en cambio, si se presenta dificultad para respirar, sarpullido, vómitos, confusión, decoloración en los labios o temperatura mayor a 40 grados.  

Es posible que el doctor indique descartar COVID-19 con una prueba y también que recete alguno de los remedios antivirales aprobados en los últimos años, como oseltamivir.  

Un paciente tiene mayor riesgo de complicaciones si vive con enfermedades crónicas preexistentes como diabetes, padecimientos metabólicos o neurológicos, de los riñones, o del corazón.

El tratamiento de la influenza deberá ser distinto y personalizado, si, además, quien la sufre está embarazada, tiene por alguna razón el sistema inmune comprometido o más de 65 años. Quienes estén dentro de este grupo deberían consultar con un especialista si deberían aplicarse a vacuna contra la influenza y cada cuanto tiempo.  

Como en el caso del COVID-19, hay que tener cuidado con los posibles contagios. El virus de la influenza se transmite a través de partículas que “vuelan” con la tos o los estornudos y por las manos contaminadas. Es indispensable cubrirse al toser o estornudar, lavarse las manos frecuentemente, usar cubrebocas y ventilar los espacios cerrados.  

¿No estás seguro de si tienes influenza, un resfriado u otra cosa?

Haz clic aquí, envía un mensaje por WhatsApp y te atenderemos de manera fácil y rápida.  

Artículos Recientes